Lamento nunca haberte tenido entre mis brazos y nunca haberte prometido cosas exuberantes que me hicieran llorar muchas lunas después. Lamento no haber fingido ser Julieta porque no creo en las obras de Shakespeare y nunca haberte hablado de mis aficiones y las tonterías a las que denomino hobbies.
Perdóname por jamás haberte tenido la valentía de hablarte y de aún ahora escribirte en anónimo como un recordatorio a medias de una historia que, igualmente, se quedó a medias.

Sin pensarlo me voy contigo.
Mantoi (via miserable-con-suerte)

(via s-candal0xs)



(via s-candal0xs)





(via beybers)



(via lopensaste)